Fudõshin, el corazón imperturbable

Shikai 四戒 quiere decir, literalmente, cuatro prohibiciones. Hace referencia a cuatro estados mentales que se deben evitar durante la práctica. Estos cuatro estados son como cuatro pequeños demonios que juegan en nuestra contra:

Kyo (Sorpresa)

En Kendo se debe evitar la sorpresa, porque te hace un blanco fácil para el ataque del oponente. Cuando nos sorprenden, reaccionamos de cierta manera. Es posible que contengamos la respiración, podemos retroceder, perder la correcta postura, o simplemente podemos dejar de movernos por un segundo. Todas estas respuestas nos hacen un blanco fácil para el ataque del oponente.

Ku (Miedo)

Si tenemos miedo al oponente, no tendremos posibilidades de derrotarlo. Cuando se tiene miedo se pierde la confianza que se necesita para atacar con fuerza. Esta confianza es necesaria para el combate, y está muy relacionada con el zanshin del ataque. Como resultado, no sólo seremos blanco fácil para los ataques del oponente, sino además, incapaces de efectuar ninguno correctamente. Es la falta más imperdonable, puesto que es la más fácil de evitar, no hay ninguna razón para temer al oponente. En Kendo no hay riesgo real, ni tampoco se debe temer la derrota, es una parte importante del aprendizaje. El miedo reside en nuestro interior. En resumen “sólo hay que tenerle miedo al miedo en sí”.

Gi (Duda)

Si estamos dudando de nosotros mismos o de nuestras habilidades, tenemos la misma respuesta que cuando se tiene miedo y perdemos la confianza. Es posible que sólo dudemos un instante pero esa falta de confianza siempre se traduce en lo mismo, pasividad. Aunque sea una fracción de segundo, será una fracción de segundo donde estaremos totalmente indefensos. La duda es también la responsable de que perdamos oportunidades de ataque, y puede que sólo tengamos una.

 

Waku (Confusión)

Este es un estado mental que nos impide tomar decisiones. Cuando estás en un combate con un rival, tienes que ser capaz de tomar decisiones rápidas  y confiar en ellas en todo momento. Si nos vemos perturbados o confundidos, actuaremos lentamente o equivocadamente. Kendo es un arte marcial que requiere tener una mente plana y equilibrada. Al estar tranquilo y equilibrado, poemos realizar el mejor kendo contra cualquier oponente.

Cuando se ha superado a los cuatro demonios se puede decir que se tiene Fudōshin 不動心 Corazón imperturbable, o mucho más habitual y grabado en muchos de nuestros shinais, Mushin  無心  corazón vacío. Pero no hay que estar confiado, porque aunque pensemos que hemos conseguido expulsarlos de nuestro interior, Kendo es “una cosa de dos” y depende también de la capacidad del contrario para invocarlos.

Lo que juega en contra de nuestro adversario debe ser, por fuerza, nuestro aliado. Si pensamos, seguro que somos capaces de recordar algún compañero con el que nos solemos sentir confusos, o que nos sorprende continuamente. Puede que no lo sepa pero ha conseguido controlar nuestros demonios interiores, y eso le otorga una poderosa ventaja.

Shikai por tanto no es sólo un aviso sobre nuestras debilidades, también son cuatro  aliados que debemos aprender a controlar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario