Degeneración discal y Kendo. Fisuras, Hernias y protusiones.

Que es la Degeneración Discal.

La degeneración discal (deshidratación discal) provoca que la presión dentro del disco sea mayor que la resistencia de la envoltura fibrosa y de los tres estadios, la hernia discal es la situación más grave.

Una fisura se produce cuando existe una pequeña lesión o desgarro en la envoltura fibrosa situada entre los discos de la columna.

Lesiones discales

Lesiones discales

Cuando además de ese desgarro en la envoltura fibrosa, existe una pequeña deformación por el impacto del material del núcleo con abultamiento de la envoltura fibrosa, hablamos de una protrusión discal. Finalmente, una hernia discal se produce cuando la envoltura se rompe y parte del contenido del núcleo sale fuera de su sitio y se coloca en alguna parte del canal medular.

La protrusión, en ocasiones, puede causar dolor lumbar. En estos pacientes, es importante mejorar la mecánica de la columna, reforzando la musculatura de la espalda y realizando sesiones de estiramientos y relajación.

En las hernias, el problema radica en aquellos casos en que el contenido que ha salido del núcleo presiona, por ejemplo, una raíz nerviosa, lo que desemboca en ciática. El tratamiento de la hernia discal suele ser conservador y puede ir acompañado de sesiones de fisioterapia. En casos graves y siempre que exista indicación quirúrgica, puede realizarse microcirugía para eliminar la presión que existe, por ejemplo, en la raíz nerviosa.

Limitaciones para la práctica del Kendo

En los dos casos más graves de la deshidratación discal (protusion y hernia), cualquier ejercicio relacionado con el impacto de los pies en el suelo (fumikomi, por ejemplo), arquear la espalda (esfuerzos sobre la zona lumbar al hacer taiatari, entre otros), o desarrollar cualquier tipo de sobreesfuerzo muscular que envíe peso a la zona afectada (suburis), son desaconsejados.

Así, las opciones de que disponemos los que tenemos una lesión de ese tipo son bastante limitadas, pero existen, de modo que desde aquí os animo a considerar y proponer ejercicios que podamos seguir realizando a fin de fortalecer la espalda hasta su recuperación (en los casos en los que esto es posible), y tomarnos este tiempo para prestar más atención y potenciar determinados aspectos del kendo en los que podemos invertir nuestros esfuerzos: desplazamientos (Ashi-Sabaki, y numerosos ejercicios de pies), y corrección de la postura (Shisei).

Se hace indispensable para la recuperación de estas lesiones el fortalecimiento de los musculos de la espalda y es altamente recomendable la natación, si bien existen también alternativas para fortalecer la espalda como el entrenamiento en suspensión o TRX.

No soy médico y por lo tanto espero no haber metido la pata con la presente exposición, de modo que invito a cualquier médico, traumatologo, o fisioterapeuta relacionado con el Kendo a que me corrija o amplíe esta información, no he conseguido encontrar información en español al respecto de este tipo de lesiones y la práctica del Kendo.

Moisés Puerta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario